El día siguiente de la elección del nuevo Padre General, el equipo de comunicación de la Congregación General 36 preparó una entrevista en profundidad con Arturo Sosa. En una larga conversación, el recién nombrado Padre General recibió algo más de 30 preguntas sobre su historia, sus intuiciones básicas y sus vivencias en estos días antes y después de la elección. Compartimos especilmente su “Experiencia en colaboración”.

Tras su experiencia en el Centro Gumilla, el Padre General, Arturo Sosa trabajó en Táchira (Venezuela), en la frontera con Colombia, en un proyecto interprovincial en colaboración con Fe y Alegría. En 1996 es nombrado provincial y comienza a reunir en un proyecto común diversas vocaciones, incluso de fuera de la Compañía.

En este contexto comienza a usar la categoría de “sujeto apostólico” para indicar como vocaciones diferentes pueden involucrarse en una misión común. Anima a reflexionar sobre los posibles itinerarios de formación también para los laicos. En este período participa en el nacimiento de la Conferencia de Provinciales de América Latina (CPAL) con el fin de unificar el crecimiento de las provincias del norte y del sur del continente latinoamericano. Asiste también al desarrollo de AUSJAL que pasa a estructurarse como un verdadero cuerpo interconectado, vivaz y de gran alcance. Al mismo tiempo, el movimiento de Fe y Alegría se convierte en una red internacional. El P. Arturo Sosa experimenta la belleza del trabajo en red que permite  asignar recursos donde son escasos y sostener iniciativas en lugares donde se viven situaciones de fragilidad.

facebook
twitter
YouTube